Ser Mujer en el 2019
4 marzo, 2019
El Espejo
18 marzo, 2019

¡Ya eres toda una mujer! Nos dicen cuando menstruamos la primera vez…

Las mamás lloran, se llenan de orgullo contándole hasta al vecino y luego la sociedad nos hace sentir vergüenza de eso que es algo natural.

Nos dicen que si nos manchamos ¡eso no puede ser! y hasta hace poco los comerciales de toallas higiénicas y tampones usaban un líquido azul o morado, como si naturalizar que las mujeres cada 28 días durante casi 40 años de nuestras vidas, sangramos (Y para algunas… ¡duele como un putas!).

Ir a una droguería o tienda de barrio a comprar una toalla era algo igualmente vergonzoso para quien lo compraba, como para quien lo vendía. Recuerdo que una vez, a mis 19 años, cerca de la universidad pasé a comprar una toalla y la señora la empacó en una bolsa de papel y me pasó como si fuera droga, solo porque la tienda estaba llena de hombres…

O… ¿alguna vez han intentado pedirle a su pareja que les haga el favor de comprarles una toalla? Piensen por unos segundos en la expresión del rostro de ese hombre, con eso les dije todo.

La ironía de esto, es que pasé casi 14 años de mi vida pensando que menstruar era algo horrible, que sangrar era asqueroso y que es mejor que nadie me vea en ese estado. Y resultó que, casi llegando a mis 30, un hombre me enseñó que no debía tenerle asco a mi menstruación porque es mi sangre.

Así que vengo a compartirles uno de los descubrimientos más increíbles que viví cuando le perdí el asco a mi menstruación: ¡Tener sexo durante el periodo es delicioso!

Sí, para algunas suena terrible.

Ya he tenido esta conversación con otras y me dicen que no podrían. Mi recomendación para que descubran el nivel de esta maravilla es que lo hagan las primeras veces en la ducha. Solas o acompañadas, podrán sentir cómo sus cuerpos están más sensibles (todo el cuerpo), los cólicos ¡se van! desaparecen por completo, ¡ni qué decir del orgasmo! se siente completamente diferente, mucho más placentero y, finalmente, con el nivel de oxitocina elevado, el ánimo mejora un 100 %.

Cuando le pierdan el miedo y salgan de la ducha, tengan un paquetico de pañitos húmedos cerca y quiéranse cada vez que más, eso también hace parte de reconocernos y amarnos tal como somos.

La vida de las mujeres sería muchísimo más feliz y sencilla si aprendemos a sobre nuestro ciclo, vivimos al ritmo de él disfrutándolo completo, no solo cuando ovulamos.

Todo empieza perdiéndole el asco a eso que nos atormenta cada mes y llamarlo por su nombre, no más “la visita de Andrés”, no más “la regla”, no más “el periodo”, no más “es que estoy en mis días” ¡tus días son todos los días de la vida y cada 28, se llama MENSTRUACIÓN!

Escrito por:  d_alejandra2808

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *